Estudiantes mexicanos triunfan en concurso de robótica más importante de Europa
Estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y del Instituto Tecnológico Superior (ITS) de Poza Rica, Veracruz, se colocaron en el primer lugar del medallero en el Robotchallenge 2015, el concurso de robótica más importante de Europa, realizado en Viena, Austria.

Los mexicanos se enfrentaron con 150 equipos de más de 40 países como Alemania, Italia, Polonia, Rumania, Turquía, Austria, Rusia, Suiza y China.
En la categoría de Micro Sumo, los estudiantes del Club de Mini Robótica del IPN lograron el 1-2-3 con los robots QuetzalitoKrieger y Xibalba, respectivamente. También se alzaron con el primer lugar en Nano Sumo con el robot El Bueno.
Además, los politécnicos hicieron el 1-2 en la categoría de Mini Sumo. El primer lugar lo obtuvieron con el robot Daka, desarrollado en el Club de Robótica de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME), Unidad Zacatenco, y el segundo lugar lo obtuvieron con el robot Robusto, creado por integrantes del CMR de la UPIITA.
Estudiantes de la BUAP obtuvieron tres medallas más, mientras que los del Instituto Tecnológico Superior de Poza Rica, Veracruz, ganaron el segundo lugar en Mega Sumo y lograron el 1-2 en la categoría Carrera de Humanoides.
Con los resultados obtenidos, México se colocó en el primer lugar del medallero –cuatro de oro, cuatro de plata y una de bronce– superando a países considerados potencias en la fabricación de robots.
Italia se colocó en el segundo lugar del medallero con dos de oro, dos de plata y una de bronce, seguido en el tercer lugar por Rusia, Rumania y Letonia que empataron en ese sitio al llevarse cada uno dos medallas de oro, una de plata y una de bronce.
Salvador Guzmán Martínez y Aldo Daniel Montiel, presidentes de los clubes de robótica del IPN, destacaron los logros de los mexicanos al posicionarse sobre países que son punteros en robótica y superar los logros del año anterior, cuando consiguieron las primeras medallas no sólo para México sino para América Latina.
Guzmán Martínez dijo en un comunicado que representar al IPN y a México en competencias internacionales de robótica “es un honor, pero también un compromiso para demostrar que el país también puede llegar a ser puntero en ciencia y tecnología en el ámbito mundial”.
El Robotchallenge es una de las más grandes competencias de robots de fabricación propia, autónomos y móviles que se realiza cada año desde 2004 en Viena, Austria.
A través de 14 categorías busca desafiar a personas de todo el mundo que comparten el interés en áreas de robótica, informática, electrónica, mecánica e inteligencia artificial.
Tengo un amigo priísta
Ramón I. Centeno
Rebelión


Descubrí su enfermedad en la secundaria, o sea, entre 1995 y 1998. Una vez fui a su casa y me puse a ojear su librero mientras él hacía no recuerdo qué. Tomé un cuaderno, y al abrirlo me encontré una vieja tarea de la primaria. La maestra nos había pedido que respondiéramos la pregunta: ¿Qué quieres ser cuando seas grande? Su respuesta fue algo así: “Quiero entrar al PRI y ser Presidente”. Una revelación tan sorpresiva como si hubiera leído que mi amigo era puto. Pero no, no era joto: era priísta, y eso sí era un problema.

Le mostré el cuaderno delator y hablamos de su enfermedad. Teníamos sólo catorce o quince años, pero sospeché que nuestras vidas tomarían rumbos distintos. En mi casa el repudio al PRI era absoluto. Yo era un hijo de sindicalistas democráticos que habían vivido duras peleas contra los líderes charros de la CTM y también, en general, contra el régimen priísta. Tanto mi padre como mi madre habían sufrido despidos y represión por su disidencia.

Siempre fuimos a la escuela pública. Nos conocimos a los 7 años, segundo de primaria. Él era el niño nuevo, o sea, un intruso. Era bajito, orejón, e intentó hacerse mi amigo el primer día. Me cayó mal. No sé por qué. En el recreo, quién sabe con qué pretexto, le doblé un dedo hasta hacerlo llorar. Sólo entonces estuve conforme, pero me sentí muy culpable el resto del día. Al día siguiente, para reparar mi daño, le ofrecí la amistad que rechacé darle un día antes. Los niños resuelven las cosas con facilidad. A partir de entonces fuimos los mejores amigos, hasta la fecha. Sé que perdonará que escriba esto sobre él, pero por mínima cortesía le cambiaré el nombre en esta columna. Lo llamaré Nemorio. Como dije, mi amigo tiene una enfermedad: es fan del PRI.

Los años pasaron y Nemorio siguió siendo mi amigo, pero también mi caso de estudio. Hace unos años, una conexión familiar le consiguió trabajo como abogado de alguna división jurídica de la UNAM, la misma universidad donde estudió derecho. Un burócrata mexicano. Ya se casó, tiene hijos…

Poco después de que ganó el PRI las elecciones presidenciales de 2012, él y su esposa me visitaron en Inglaterra. Era mi primer año del doctorado. En cuanto llegaron los llevé al pub (¿a dónde más?). Platicamos un buen rato, nos pusimos al corriente, reímos. En algún punto hablamos de las elecciones.

Su esposa (que aquí llamaré Panchita) y yo estábamos indignados por el regreso del PRI. Nemorio sólo nos escuchaba como quien escucha hablar a un par de borrachos (y eso que estábamos sobrios). Panchita denunció: “Aquí tu amigo está bien contento de que ganara el PRI”. Nemorio nos explicó por qué él y sus colegas burócratas de otras instituciones estaban tan contentos:

“Todos los partidos son iguales, PRI, PAN, PRD… Los tres roban. Todos roban. Pero el PRI roba… pero salpica. Los otros se quedan con todo.”

El PRI roba pero salpica. Las dos últimas palabras las pronunció más lento y acercándose a nosotros, mientras gesticulaba con la mano derecha como si salpicara con sal la mesa. Su mirada era la de quien revelaba algún conocimiento arcano, algún misterio de la vida. La clave del PRI. Yo, simple mortal, quedé deslumbrado por el fuego de la verdad. Nemorio tuvo que traducir en lenguaje pagano, con peras y manzanas, su alegoría:

“Mira, Ramón, yo tengo que ver por mis intereses porque nadie más va a ver por ellos. Mientras yo esté bien, todo está bien.” (Denle un premio.)

Así. Y ya. Cuál lucha por la democratización del país. Cuál 2 de octubre de 1968. O más recientemente, cuál Ayotzinapa. Mientras el PRI me salpique un poco de lo que roba, ¡pues todo está chingón! Ahora imaginen esta mentalidad reproducida en todo el aparato estatal y en millones de familias mexicanas. Porque el PRI no sólo es un partido, es una cultura política… a la que se adaptaron muy bien el PAN y el PRD. Cuando Peña afirmó que la corrupción en México era una debilidad cultural, en realidad se justificaba: soy débil pero no soy el único. Cuando la burocracia mexicana celebra al PRI, brinda por el tipo de jefe que más aman: ¡salud por el compadre! ¡él sí es bien chido!

Desde la guerra “contra el narco” todo este cuadro degeneró. El canibalismo implícito en la cultura priísta dio un paso más: ya no sólo roba del ingreso estatal; ya rompió el tabú de aliarse con el crimen para captar rentas ilegales. El narcoestado ya llegó, ya está entre nosotros. La alternativa es simple: entristecernos o encabronarnos. Por supuesto, sólo lo segundo sirve de algo.

Aunque vale la pena preguntar: ¿Qué hacer? ¿Cómo enfrentar esta cultura?

Nemorio mismo me dio la respuesta. Una vez, en la primaria, nos contó (para risa de todos) que un día antes le había dicho a su mamá: “mamita preciosa con cara de Broza”. En seguida la señora le volteó el único cachetadón que le dio y advirtió: “no me vuelvas a decir así”. Fácil. Asunto arreglado. Nemorio jamás le volvió a decir a su madre que tenía cara de payaso cachondo.

Hay cosas que sólo se resuelven a madrazos.

Ramón I. Centeno es miembro del Partido Obrero Socialista. Twitter: @ricenteno

López Obrador se cae de templete
Todo quedó en un susto. Una parte del templete en el que Andrés Manuel López Obrador terminó de dar su discurso para promocionar a Morena, se vino abajo, junto con él y un grupo de personas que lo rodeaba y le pedía autógrafos.

En cuestión de a segundos, unas manos tomaron las de él y lo sacaron del hueco que se abrió al romperse uno de los polines que sostenía el tablón.

El rostro que por un momento cambió de expresión, reflejando una especie de sorpresa y temor, volvió a sonreír y a posar para las fotos de sus seguidores.

En el mitin, en la explanada de la Delegación Milpa Alta, había arremetido contra "la mafia del poder", e invitado a votar por Morena
Corea del Norte amenaza a México por la retención de un barco
Corea del Norte acusó a México de haber detenido ilegalmente a uno de sus barcos con unas 50 personas a bordo y anunció que tomaría las “medidas necesarias” para que se libere la embarcación, que según Naciones Unidas pertenece a una empresa que aparece en la lista de sanciones contra el país asiático.

El buque mercante “Mu Du Bong”, que arribó desde Cuba, encalló al golpear un arrecife en julio, a 13 kilómetros al noreste de Tuxpan, en el estado mexicano de Veracruz. Datos de satélite muestran que el barco sigue en el puerto de Tuxpan.

An Myong Hun, representante de Corea del Norte ante la ONU, afirmó hoy en una rueda de prensa que el barco Mu Du Bong no tiene relación con la empresa Ocean Maritime Management Company, por lo que no es sujeto de sanciones de Naciones Unidas.

Hun dijo que Corea del Norte le pagó a México una suma de dinero por los daños en el arrecife y que por lo tanto el barco y su tripulación deberían ser liberados. “La detención del Mu Du Bong es una violación flagrante de la soberanía de Corea del Norte”, dijo. “Tomaremos las medidas necesarias para que el barco se vaya de inmediato”.

Las autoridades mexicanas informaron de que la tripulación, de 33 personas, no había sufrido daño alguno, que se habían establecido los contactos diplomáticos necesarios para pagar el coste de los daños causados por el incidente y que el buque, de 6.000 toneladas de peso, no llevaba ninguna carga. La nave norcoreana es un barco granelero (que transporta cargas secas a granel), buques que suelen navegar a baja velocidad y provenía de La Habana, según datos del sitio web Marine Traffic, que recoge los registros de navegación de todo el mundo.

La Misión mexicana rechaza las acusaciones de Pyongyang

La Misión de México ante Naciones Unidas ha rechazado las acusaciones del representante norcoreano ante la organización y aclaró que el buque Mu Du Bong es propiedad de una empresa bajo sanciones del Consejo de Seguridad.

Las autoridades mexicanas han subrayado este miércoles que México no está “forzando ninguna retención” y que ha actuado “como Estado miembro responsable de la ONU”. El panel de expertos del Consejo de Seguridad ha pedido a México que mantenga el buque norcoreano donde se encuentra mientras la investigación de Naciones Unidas siga su curso.
Peñabots bajan el trending topic sobre derroche de Angélica Rivera en Beverly Hills
Decenas de cuentas falsas en Twitter (bots) fueron activadas este martes para atacar el trending topic "Beverly Hills", que se volvió de lo más comentado, luego de que se difundiera un video en el que se observa a Angélica Rivera y sus hijas de compras en ese lugar. Cuando Twitter detecta que los bots buscan posicionar un tema, decide retirar éste de la lista de los 10 más comentados. En este caso, las cuentas falsas difundieron mensajes con la palabra "Beverly Hills", que fue incluida hasta nueve veces en un mismo mensaje, al igual que la palabra "gaviota


“No me dejen pasar a ningún indio”, ordena dirigente del Partido Verde
El recién nombrado presidente del Comité del Partido Verde en el municipio de Salto de Agua, en el estado de Chiapas, Martín Díaz Arcos, ordenó impedir el paso a un grupo de indígenas que se le acercaban refiriéndose a ellos como “indios”.

Al finalizar el acto de su nombramiento como dirigente del Verde, un grupo de personas se le acercó para intentar hablar con él, no obstante Díaz les dio la espalda, abordó su vehículo y se dirigió a un restaurante para celebrar su nuevo cargo.

Una vez en el lugar, arribó un grupo de indígenas que se le aproximaron con la finalidad de entablar un diálogo, momento en que Díaz ordenó a su personal que no los dejaran acercarse diciendo en voz alta: “no me dejen pasar a ningún indio, no quiero ser molestado mientras estoy comiendo”, lo anterior en presencia de reporteros y comensales en un restaurante del municipio.

Lo sucedido causó indignación entre los presentes y agredidos, quienes se retiraron del lugar criticando el abuso cometido aún cuando el dirigente no cuenta con ningún cargo público. “Si ahora actúa de esta forma, cuando sea candidato nos tratará con la punta del pie“, expresaron quienes buscaban entablar un diálogo con el dirigente.

El grupo de reporteros que se encontraban presentes esperando las declaraciones del presidente del Partido Verde en Salto de Agua optaron por abandonar el lugar en señal de protesta.

Posteriormente, Martín Díaz intentó justificarse a través de mensajes de Whatsapp, en los que argumentaba “pido mil disculpas, sé que fallamos en algunas cosas como seres humanos, no hay nada imposible, es una buena lección para corregir errores a futuro”, firmando como Comité Ejecutivo Municipal del PVEM Salto de Agua.