AMLO: a la cabeza rumbo a 2018
Algo es indudable: hoy, es el político con mayor peso de entre todos los presidenciables
Por Martín Moreno

“El mejor truco del diablo es hacer creer que no existe…”, reza la famosa frase. Y algo similar sucede con Andrés Manuel López Obrador: minimizado y vapuleado por plumas y voces oficialistas, atacado por el establishmentpolítico, crucificado por encuestas —la mayoría, a estas alturas, con escasa credibilidad—, y que, hoy por hoy, se ha puesto a la cabeza para ser Presidente de México en 2018.
López Obrador, al frente del pelotón de presidenciables: 42% de los ciudadanos votaría por él en la próxima presidencial.
López Obrador, con la opinión ciudadana más favorable de entre todos los suspirantes: 33 por ciento.
López Obrador, por encima —su preferencia electoral fluctúa entre 25% y 29%—, como candidato presidencial de la izquierda (ya sea por Morena, el PRD y Movimiento Ciudadano juntos), arriba de Margarita Zavala —segunda en preferencias electorales, pero con la ventaja de que en tres años tiene mucho terreno para crecer–, Osorio ChongBeltrones y, muy rezagados,VidegarayMoreno Valle y Mancera.
¿Por qué habríamos de creerle al diario Reforma en su encuesta del domingo pasado?
Por una razón irrefutable, sin matices ni interpretaciones: porque Reforma no se ha equivocado en sus encuestas. Tengamos memoria:
Cuando la mayoría de las encuestas daban ventajas abismales en 2012 en favor de Peña Nieto sobre López Obrador —hubo algunas que daban al priista 30 puntos arriba enviando el mensaje de ¿ya para qué votan?—,Reforma, cuatro días antes, señaló que la diferencia sería de cinco puntos.Peña ganó con 7.5 puntos a AMLO.
Cuando prácticamente todas las encuestas daban empate técnico o ventaja a la priista Ivonne Álvarez en NL en comparación al independiente Jaime RodríguezEl Bronco —GEA-ISA daba 38% a Ivonne sobre 20% para El Bronco—, el diario dijo que Rodríguez ganaría con 42% de la votación total. El Bronco triunfó con 48 por ciento.
Y más: cuando las encuestadoras (y varias plumas que pierden la cordura por sus odios contra AMLO), aseguraban que el PRD ganaría carro completo en el DF el pasado 7 de junio y aniquilaban por adelantado a Morena, Reformaanticipó el triunfo de Ricardo Monreal en la joya de la corona: la delegación Cuauhtémoc. Morena triunfó en otras tres delegaciones.
Por eso, las encuestas de Reforma deben ser consideradas como confiables: simple y sencillamente porque han sido certeras. Nada más.
Cierto: falta tiempo para 2018. Pero algo es indudable: AMLO, hoy, es el político con mayor peso de entre todos los presidenciables.
La encuesta arroja, además del perfilamiento de AMLO rumbo a Los Pinos, tres puntos fundamentales:
1) Margarita Zavala debe ser, sin duda, la candidata del PAN a la Presidencia. Dentro del panismo no tiene rival.
2) Mancera solamente tiene una vía rumbo a 2018: la candidatura independiente. El PRD ya no lo considera viable (por algo contemplan a De la Fuente y a Woldenberg). Empero, las preferencias para Mancera son muy bajas como independiente: oscilan entre 6% y 10%. No le alcanza.
3) El innegable desplome del PRI: 39% de los ciudadanos tiene opinión desfavorable, y su aspirante mejor posicionado, Osorio Chong, apenas llega a 18% de preferencias. Muy lejos de AMLO.
¿Merece la izquierda, por salud histórica, llegar ya a la Presidencia de México? Sí.
¿Merece López Obrador ser Presidente? Eso lo decidirán los electores.
ARCHIVO CONFIDENCIAL
RUBÉN. Por las circunstancias, se antoja inverosímil que el robo haya sido el móvil del asesinato del fotógrafo Rubén Espinosa y cuatro personas más. Más vale que sea aclarado.