¿Cometa o asteroide? Una roca de un kilómetro de diámetro rozará la Tierra este fin de semana
NEOWISE, la misión de la NASA que detecta asteroides y cometas, ha descubierto recientemente algunos de los objetos celestres que viajan hacia nuestro planeta.
Uno de ellos ‘rozará’ la Tierra este fin de semana, aunque los científicos desconocen aún si es un cometa o un asteroide.
El objeto, llamado 2016 WF9, se detectó el 27 de noviembre de 2016. Está en una órbita cuya mayor distancia del Sol lo mantiene cerca de Júpiter, se desplaza hacia el cinturón de asteroides hasta llegar a Marte y, de ahí, entra en la órbita de la Tierra, hasta regresar de nuevo hacia el sistema solar exterior.
Los objetos de este tipo de trayectorias tienen múltiples orígenes posibles. No en vano, los científicos aseguran que una vez pudo haber sido un cometa, o podría haberse desviado de una población de objetos oscuros en el cinturón principal de asteroides.
2016 WF9, de un kilómetro de diámetro, se acercará a la órbita terrestre el 25 de febrero. A una distancia de casi 51 millones de kilómetros de la Tierra, este paso no lo traerá especialmente estrecha. La trayectoria de 2016 WF9 se entiende bien, y el objeto no es una amenaza para nuestro planeta en un futuro próximo, según afirma la NASA.

Asteroide pasará cerca de la Tierra en marzo

Un asteroide, que hace dos años pasó cerca de la Tierra a una distancia cómoda de alrededor de 2 millones de kilómetros, va a pasar de nuevo mucho más cerca nuestro planeta en unas pocas semanas pero de manera segura.
Durante el próximo sobrevuelo, el 5 de marzo, el punto de máximo acercamiento del asteroide 2013 TX68 a la Tierra oscilaría entre una distancia de 14 millones de kilómetros o más cerca a tan solo 17,000 kilómetros. La variación en las posibles distancias de aproximación máxima se debe al amplia gama de posibles trayectorias para este objeto ya que fue seguido por un corto tiempo después de su descubrimiento.
Científicos en el Centro de Estudios de la NASA NEO (Near Earth Object) en el Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California, han determinado que no hay posibilidad de que este objeto impacte contra la Tierra durante el sobrevuelo del próximo mes. Sin embargo, han identificado una oportunidad muy remota de que este pequeño asteroide pudiera impactar el 28 de Septiembre de 2017 con probabilidades de no más de 1 entre 250 millones. Los futuros sobrevuelos cerca de la Tierra en 2046 y 2097 tienen una probabilidad aún de menor de impacto.
Paul Chodas, gerente de CNEOS, dijo: “Confío plenamente en todas las observaciones futuras para reducir aún más laprobabilidad de colisión; en cualquiera de las tres futuras fechas de sobrevuelo las probabilidades son demasiado pequeñas para provocar una preocupación real”.
Se estima que el asteroide 2013 TX68 tenga alrededor de 30 metros de diámetro. En comparación, el asteroide ingresó a la atmósfera en Chelyabinsk, Rusia, hace tres años, tenía una anchura de aproximadamente 20 metros. Si un asteroide del tamaño de 2013 TX68 fuera a reentrar en la atmósfera de la Tierra es probable que produciría una explosión en el aire con aproximadamente el doble de energía de la que produjo el de Chelyabinsk.
El asteroide fue descubierto por el programa “Catalina Sky Survey”, patrocinado por la NASA el 6 de octubre de 2013, cuando se acercaba a la Tierra en el lado nocturno. Después de tres días de seguimiento, el asteroide pasó por el cielo durante el día y ya no se pudo observar. Debido a que no fue rastreado durante mucho tiempo los científicos no pueden predecir ahora su órbita precisa alrededor del Sol pero sí saben que no puede afectar la Tierra durante su sobrevuelo del próximo marzo.