Ingrid de Oliveira, escándalo sexual que la deja en último lugar

La atleta brasileña Ingrid de Oliveira, que compite en salto de trampolín tanto en categoría individual como sincronizada, protagonizó un escándalo en la Villa Olímpica. Ingrid pasó la noche con el remero brasileño Pedro Gonçalves la noche antes de la competición de salto sincronizado de 10 metros, en la que terminó última junto a su compañera de salto Giovanna Pedrosa.

FOTOS Y VIDEOS DE INGRID DE OLIVEIRA

Este último puesto fue un palo muy duro para las brasileñas, que venían de ganar la medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Toronto en 2015.

Las dos atletas mantuvieron una discusión la noche antes de la competición. Ingrid de Oliveira le pidió a Giovanna Pedrosa que se fuera a dormir a otra habitación porque iba a recibir a un hombre (Pedro Gonçalves) y quería intimidad en el dormitorio que compartían ambas.

Después de estos hechos, el Comité Olímpico Brasileño (COB) casi expulsa a la saltadora brasileña por el escándalo sexual protagonizado junto al remero también brasileño Pedro Gonçalves. Finalmente, el COB decidió no castigar a la atleta y emitió un comunicado en el que asegura que "los problemas internos se resuelven dentro de la Delegación, priorizando, siempre que sea posible, el carácter educativo antes que el punitivo".

Ingrid de Oliveira tendrá la oportunidad de competir otra vez el día 17, esta vez en la categoría de salto individual.
Video: Mendigo muere salvando a una rehén en Brasil
Dos personas murieron en un tiroteo en las escaleras de la catedral de Sé, en São Paulo, Brasil, después de que un hombre tomara a una mujer como rehén.
Un hombre identificado como Luiz Antonio da Silva fue abatido por la Policía después de que tomara como rehén a una mujer a la que sacó del interior del templo, informa 'El Mundo'.
< La otra víctima es un mendigo, Francisco Erasmo Rodrigues, que trató de ayudar a la mujer pero recibió el impacto de balas. Poco después la Policía terminó con la vida del hombre armado.


Luiz Antonio da Silva tenía antecedentes penales por robo, hurto, lesión corporal, tráfico de drogas y fuga de la cárcel. La mujer secuestrada no sufrió lesiones graves en el ataque y se encuentra bien.