PGR confirma la detención de Javier Duarte en Guatemala
Detención provisional con fines de extradición internacional de Javier Duarte de Ochoa por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de Delincuencia Organizada y Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita.


La Procuraduría General de la República informa de la detención provisional con fines de extradición internacional de Javier Duarte de OchoaLa Procuraduría General de la República informa de la detención provisional con fines de extradición internacional de Javier Duarte de Ochoa
Autor
Procuraduría General de la República
Fecha de publicación
15 de abril de 2017
Como resultado de las investigaciones realizadas por las dependencias que integran el gabinete de seguridad del Gobierno de la República y con el apoyo de la Oficina Central de Interpol en Guatemala, Javier Duarte de Ochoa fue localizado y detenido con fines de extradición en el Municipio de Panajachel, Departamento de Sololá, en ese país.

La Procuraduría General de la República pidió a la Secretaría de Relaciones Exteriores que, por vía diplomática, se presentara la solicitud de detención provisional con fines de extradición del ex gobernador de Veracruz al Ministerio de Relaciones Exteriores guatemalteco este 15 de abril de 2017.

De conformidad con los tratados internacionales aplicables, se solicitó la colaboración de la Fiscalía General de la República de Guatemala, y se realizó el operativo para la captura de Javier Duarte de Ochoa en conjunto con la Policía Nacional Civil por conducto de su división de policía internacional, Interpol en Guatemala.

En atención a la solicitud de detención provisional presentada por el Gobierno de México al de la República de Guatemala, el Juez Primero de Primera Instancia Penal de Guatemala libró en audiencia privada una orden de detención provisional con fines de extradición, la cual fue ejecutada hace unos momentos.

 JAVIER DUARTE DE OCHOA es requerido por la orden de aprehensión librada en su contra el 14 de octubre de 2016, por el Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio del Centro de Justicia Penal Federal en la Ciudad de México, con residencia en el Reclusorio Norte, en los autos de la causa penal número 97/2016, por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de Delincuencia Organizada y Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita.

El reclamado Javier Duarte de Ochoa deberá ser presentado en audiencia, ante la autoridad judicial guatemalteca competente, quien le informará que se encuentra retenido con fines de extradición a petición del gobierno de México

Conforme a las disposiciones aplicables por el tratado de extradición entre ambos países, el gobierno de México deberá presentar formalmente la solicitud de extradición del reclamado antes de que se cumpla el plazo de 60 días contados desde hoy.

Una vez presentada dicha solicitud formal de extradición, la Fiscalía General de la República de Guatemala, recibirá la documentación y la presentará ante el juez competente quien citará a audiencia para resolver en términos de la legislación de aquél país.

En el momento en el que el juez considere procedente la extradición del reclamado,  turnará el expediente al Ministerio de Relaciones Exteriores guatemalteco, en donde se realizará el trámite correspondiente para su entrega a las autoridades mexicanas. El gobierno de México agradece el apoyo de las autoridades guatemaltecas, de forma especial a la Fiscalía General de la República, así como a los ministerios de Relaciones Exteriores y de Gobernación.
Cómo tumbaron al Presidente ¿por qué en Guatemala hubo justicia y en México no?: Jorge Ramos
Guatemala le ha dado una gran lección a México sobre cómo enfrentar la corrupción y la impunidad cuando llega a los más altos niveles del gobierno. Pero el gobierno de Enrique Peña Nieto se ha vuelto a esconder y prefiere investigarse a sí mismo. Eso no sirve.


En el caso de Guatemala, primero hay que hablar de los indignados. Miles de guatemaltecos que pacífica y disciplinadamente protestaron durante meses en las calles y en las plazas públicas hasta que el Presidente, Otto Pérez Molina, y la vicepresidenta, Roxana Baldetti, fueron obligados a renunciar por denuncias de corrupción.

México también tiene a muchos indignados por la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa y por el evidente conflicto de interés (por parte de la pareja presidencial) en la compra de una casa de siete millones de dólares -la llamada "Casa Blanca"- a un contratista del gobierno. Entonces ¿por qué en Guatemala sí hubo justicia y en México no? La respuesta es sencilla: porque en Guatemala las investigaciones fueron lideradas por un organismo internacional y en México no.

Iván Velásquez es el hombre que tumbó al presidente de Guatemala. Él está al frente de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). Esta comisión se creó gracias a un acuerdo entre Naciones Unidas y el gobierno de Guatemala. ¿Y por qué no hacemos lo mismo en México?

Le pregunté en una entrevista al abogado colombiano, Iván Velásquez, si podría ir a México a investigar casos específicos de corrupción e impunidad, como la "Casa Blanca" y la desaparición de los 43 normalistas. "Naturalmente que esto depende de convenciones entre el país correspondiente y el secretario general de Naciones Unidas", me dijo con su voz imperturbable, sus lentes y su barba gris casi sin moverse.

Luego me explicó las ventajas de una comisión como la suya. "Lo que ocurre es que esta comisión tiene una gran ventaja de absoluta independencia", me dijo quien se dio a conocer en su país, Colombia, por iniciar investigaciones que culminaron con denuncias a decenas de congresistas por actividades paramilitares. "(La comisión) no tiene nexos con ningún factor de poder, dentro o fuera del Estado; eso garantiza que pueda producir investigaciones más independientes y de mayor profundidad".

Ese no fue el caso de la investigación por la "Casa Blanca" en México. Esa la realizó un subordinado del Presidente, Virgilio Andrade. Y como era de esperarse, absolvió al Presidente y a su esposa, Angélica Rivera, de una operación altamente sospechosa e irregular. Si de verdad Los Pinos no tiene nada que ocultar, ¿por qué no le piden a Naciones Unidas que haga su propia investigación independiente sobre la "Casa Blanca" y la del secretario de Hacienda, Luis Videgaray, en Malinalco?

La misma sospecha existe sobre la investigación gubernamental por la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa. La investigación oficial del gobierno de Peña Nieto -que sugería que los estudiantes fueron incinerados en un basurero público de Cocula, Guerrero- ha sido totalmente desmentida por cinco expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH, dependiente de la OEA).

Además, los expertos independientes -retando las conclusiones falseadas del gobierno- aseguran que la policía y el Ejército mexicano participaron en la desaparición de los estudiantes. Por lo tanto -proponen- hay que seguir buscándolos.

Las investigaciones de la CIDH nos llevan a las siguientes conclusiones: la "verdad histórica" que presentó el gobierno mexicano sobre el caso Ayotzinapa es falsa, el gobierno no se puede investigar a sí mismo y, ante la falta de credibilidad de las autoridades, es necesario que organismos internacionales se involucren. Lo mismo se aplica al caso de la "Casa Blanca".

Si México quiere seguir el gran ejemplo de Guatemala -y debería- es preciso dejar a un lado el absurdo nacionalismo y las excusas legales para permitir que expertos internacionales e independientes investiguen la corrupción y la impunidad. Esa es la única manera de recuperar la confianza de los mexicanos.

¿Cómo mide el éxito?, le pregunté antes de despedirme a Iván Velásquez. "El éxito hay que medirlo en la desarticulación de las estructuras criminales que existen en Guatemala", me dijo, "y que desafortunadamente existen también en muchos países de América Latina".

Pregunta urgente: ¿quién se atreve a invitar a Iván Velásquez a México?

Guatemala da una lección a México de como hacer renunciar a su presidente
El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, acusado de corrupción, ha dimitido este jueves después de que se emitiera contra él una orden de captura

La renuncia, que se ha convertido en un motivo de celebración por todo el país, ha empujado a los líderes de opinión extranjeros –principalmente mexicanos– comparar el caso del ya exmandatario guatemalteco con los conflictos que implican a Enrique Peña Nieto y de los que ha sido absuelto hasta ahora.  

Según el periódico digital mexicano Sin Embargo, la dimisión de Pérez Molina ha sido posible gracias a la postura contundente de la clase política, a la perseverancia de la sociedad y a la independencia de las instituciones guatemaltecas, que no han dejado de prestarle atención al caso. Sin embargo, según los expertos, el mismo escenario no se ha producido en México porque la investigación sobre el presunto conflicto de interés del presidente Peña Nieto, su esposa Angélica Rivera y el secretario de Hacienda Luis Videgaray fue llevada a cabo por un subordinado del mismo Poder Ejecutivo, el secretario de la Función Pública Virgilio Andrade Martínez, cuestionado por su amistad con los acusados.

La dimisión de Pérez Molina y la actual situación que vive México han provocado una auténtica ola de indignación contra el Gobierno actual en este último país. Políticos, periodistas y ciudadanos mexicanos han llamado en las redes sociales a tomar ejemplo de Guatemala y a investigar a Enrique Peña Nieto por el escándalo de sus propiedades.

"Maravillosa, impresionante y, sobre todo, efectiva la indignación de los guatemaltecos. Mis respetos. Dos investigaciones de corrupción distintas: en Guatemala la hizo ONU y presidente renuncia; en México la hace subordinado y presidente es absuelto", escribió en su Twitter e periodista mexicano Jorge Ramos horas después de la dimisión de Pérez Molina.

“Valiosa lección guatemalteca, donde (por fin!) la corrupción empieza a combatirse como se debiera. Aquí, solo prosperan políticos venales”, tuiteó a su vez el activista Daniel Gershenson.