Peña Nieto y Angélica Rivera visitan secretamente a amigo empresario en Mazatlán

Al parecer, el Presidente arribó desde la noche del viernes y se reunió con distintas personalidades en el complejo Estrella del Mar; ayer a mediodía habría llegado también la primera dama, Angélica Rivera

Mazatlán, Sinaloa.- Sin haberse anunciado de manera oficial en la agenda presidencial, Enrique Peña Nieto visitó Mazatlán en medio de un gran hermetismo y de un fuerte dispositivo de seguridad.
Según las instrucciones dadas al personal del Estado Mayor, Peña Nieto vino a pasar un fin de semana de descanso, aprovechando el ‘puente’ y no quiso recibir a nadie más que sus colaboradores más cercanos y visitar a su amigo, el empresario Eduvigildo Carranza.
 
El presidente llegó a Mazatlán desde las 13:00 horas. Foto: Víctor Hugo Olivas
Arribo.
El primer mandatario arribó al puerto desde la noche del viernes, y el avión de la Fuerza Aérea Mexicana que llegó ayer al aeropuerto local trasladó a la primera dama, Angélica Rivera y a una de sus hijas menores, así como a miembros del gabinete presidencial.
Así lo confirman a EL DEBATE fuentes confiables, que incluso señalan que junto a la esposa del Presidente y a su hija llegó Pedro Joaquín Coldwell, secretario deEnergía.
Elementos de la Policía Federal resguardaron algunas zonas de Mazatlán desde tempranas horas. Foto: Víctor Hugo Olivas
Al parecer, otros diez miembros del gabinete de Peña Nieto también lo acompañaron en Estrella del Mar.
EL DEBATE fue informado que el presidente quería conocer este complejo turístico para evaluarlo como un posible sitio común de descanso.
Despligue.
Desde el viernes por la tarde llegó a Mazatlán un avión con cientos de elementos del Estado Mayor Presidencial, mismos que prácticamente se apoderaron de la seguridad de la terminal aérea y acordonaron desde el perímetro del Aeropuerto hasta el complejo turístico, con francotiradores en las torres de comunicación cercanas.
Foto: Víctor Hugo Olivas
A su vez, autoridades de Marina, Ejército, Policía Federal y varias camionetas del Estado Mayor Presidencial resguardaron desde temprana hora de ayer las instalaciones de Estrella del Mar, así como las vías de acceso de este complejo turístico con el aeropuerto Rafael Buelna.
Desde ese momento, el ingreso a las instalaciones de este centro de descanso fue prohibido y sólo se permitieron salidas y entradas de trabajadores y huéspedes debidamente identificados.
LA presencia de elementos del Estado Mayor confirmaba la información que EL DEBATE había obtenido minutos antes sobre una posible visita del presidente de la República.
La entrada al complejo turístico fue cerrada para civiles y el aeropuerto ya era un búnker desde las 10:30 horas.
A las 12:50 horas aterrizó en Mazatlán el avión de la Fuerza Aérea Mexicana, matrícula XC-LOK, similar al que anteriormente ha trasladado a Peña Nieto durante sus visitas a Mazatlán, y en el que inicialmente se dijo que había llegado el presidente de la República.
Elementos de distintas corporaciones policíacas se observaron a la llegada del presidente. Foto: Víctor Hugo Olivas
Sin embargo, este se encontraba desde la noche del viernes en el hotel y en la aeronave se transportaba Angélica Rivera y una de sus hijas, así como algunos secretarios del gabinete presidencial.
En el convoy que trasladó a la esposa del presidente a Estrella del Mar se contabilizaron 12 camionetas Suburban color negro del Estado Mayor Presidencial,  dos unidades tipo Van color negro de la Policía Federal,  dos Suburban color gris, una de ellas con el secretario de Turismo Francisco Córdova Celaya.
Foto: Víctor Hugo Olivas
Iban también cuatro patrullas de la Policía de Federal de Caminos, una ambulancia y dos camiones de pasajeros con elementos de la Policía Federal.  
Varias de las unidades del Estado Mayor portaban placas del Estado de México y de Jalisco.
Foto: Víctor Hugo Olivas
Descanso.
Fuentes extraoficiales confirmaron a EL DEBATE que se trata de un viaje de descanso y que el mandatario vino a jugar golf con su amigo el empresario atunero, recorrió las villas, comió mariscos y se le vio muy sonriente siempre, entre otras actividades privadas, a las que habría invitado sólo a miembros de su gabinete.
Alrededor de las 19:00 horas ingresaron al complejo turístico dos unidades de la Comisión Federal de Electricidad, pues al parecer se reportó una falla eléctrica y las luces del acceso principal se apagaron.
12 camionetas suburban escoltaban al presidente. Foto: Víctor Hugo Olivas
También se pudo apreciar en la entrada a Estrella del Mar personas que trasladaban un banquete de mariscos del restaurante “El Cuchupetas”, de Villa Unión, para cenar y después de las 22:00 horas salieron.
Se supo que el gobernador Mario López Valdez no estuvo en la recepción del presidente, ni el candidato priista a la gubernatura, Quirino Ordaz Coppel.
Una de las unidades suburban. Foto: Víctor Hugo Olivas
El complejo turístico Estrella del Mar es propiedad del empresario pesquero Eduvigildo Carranza Beltrán, quien iba a ser el anfitrión de Peña Nieto el pasado 13 de enero para recorrer su planta industrial PINSA; sin embargo, de último minuto, el mandatario canceló la gira y en su lugar vino el titular de Sagarpa, José Calzada Rovirosa.
Elementos de La Marina resguardan zona ante la llegada de Peña Nieto. Foto: Víctor Hugo Olivas
Blindan zona de descanso de Peña
La llegada del presidente de la República, Enrique Peña Nieto al complejo turístico Estrella del Mar cambió los protocolos de seguridad en esa zona ubicada al sur del Mazatlán.
Personal del Estado Mayor Presidencial se mantuvo a la expectativa de los movimientos que civiles realizaban al exterior del inmueble. Incluso, personal de los medios de comunicación fue interrogado y revisaron sus equipos de trabajo durante la cobertura de la estadía del mandatario en el puerto de Mazatlán.