Los perros entienden qué les decimos y cómo se lo decimos

Para entender el habla, el cerebro humano divide las tareas: el hemisferio izquierdo se encarga del significado de las palabras y el derecho permite interpretar la entonación. Así se analiza por separado lo que decimos de cómo lo decimos para llegar a un significado conjunto. Pero esta habilidad no es única en el ser humano.
Un estudio, publicado en Science esta semana, sugiere que el cerebro de los perros funciona de la misma manera para distinguir las palabras y la entonación. “Usan mecanismos cerebrales muy parecidos a los humanos”, dice Attila Andics, autor principal del trabajo y científico en el departamento de Etología y del grupo de investigación de Etología Comparada MTA-ELTE de la Eötvös Loránd University en Budapest (Hungría).
De este modo, los perros, como las personas, utilizan el hemisferio izquierdo para comprender el vocabulario de las palabras y una región del hemisferio derecho para la entonación. Para los científicos, si en el entorno del perro está muy presente el habla humana, pueden surgir en su cerebro representaciones de significado de las palabras, incluso en el caso de mamíferos no primates como los canes que no son capaces de hablar.
“Los perros pueden aprender las palabras que son relevantes para ellos y a menudo usadas por sus dueños para dirigirse a ellos. Las palabras para felicitarles son un ejemplo”, recalca a Sinc Anna Gábor, una de las autoras del trabajo e investigadora en la Eötvös Loránd University de Hungría.
Este es el primer estudio que analiza el trasfondo neuronal de este proceso en los perros, aunque desde hace años científicos de diferentes partes del mundo han realizado diversos experimentos para demostrar la habilidad de los canes para reconocer los diferentes componentes del habla.
“Pero hasta ahora no sabíamos mucho sobre los mecanismos cerebrales de los perros y que estos eran similares a los del humano para entender las palabras. Aún queda por documentar cómo estos animales separan e integran información léxica y de la entonación en las palabras habladas”, señala Gábor.
Mejor comprensión para los elogios
Según los investigadores, el estudio es el primer paso para entender cómo los perros interpretan el habla humana. Para ello, entrenaron 13 perros que se mantuvieron inmóviles para realizarles una resonancia magnética cerebral. Los científicos pudieron así medir la actividad cerebral de cada perro al escuchar las palabras de su entrenador (de elogio o sin significado para ellos, combinando entonaciones de elogio o neutras).
Al buscar las regiones del cerebro que diferenciaban las palabras con sentido y las que no, y las entonaciones de felicitación o las neutras, los científicos se percataron de que los perros prefieren usar su hemisferio izquierdo para procesar las palabras y que estas activaciones cerebrales eran independientes de la entonación, que se activa en el hemisferio derecho.  
El estudio indica además que en las mascotas son los elogios los que activan el sistema de recompensa del perro –la región cerebral que responde a todo tipo de estímulos placenteros como la comida, el sexo, o las caricias– solo cuando palabras y entonación de elogio concuerdan.
“Los perros combinan ambas para una correcta interpretación del habla y de lo que realmente significan esas palabras. Una vez más, el proceso es muy similar al de los humanos”, subraya Andics.
Sobre el origen el habla humana
Para los científicos, este trabajo no solo permite mejorar la comunicación y la cooperación entre perros y humanos, sino que también arroja luz sobre la aparición de las palabras durante la evolución del lenguaje. “Lo que en realidad hace que las palabras sean únicas en los humanos no es nuestra especial capacidad neuronal, sino nuestro ingenio para inventarlas y usarlas”, declara el autor principal.
El equipo húngaro sugiere que los mecanismos neuronales para entender las palabras evolucionaron mucho antes de lo que se pensaba hasta ahora, y revela que no son únicos al cerebro humano. Posiblemente durante la domesticación, fuerzas selectivas apoyaron la aparición de la estructura cerebral que subyace a esta capacidad en los perros, pero dada la rápida evolución de las asimetrías hemisféricas relacionadas con el habla, en realidad es poco probable. “Los seres humanos son solo únicos en su capacidad para inventar palabras”, concluyen los autores.  
Perros y gatos pagarán tenencia en Puebla
El regidor de Ecología local, Santiago Cárcoba Ricco, dio a conocer el nuevo reglamento que tendrá el ayuntamiento, en particular en lo relacionado con la tenencia responsable de perros y gatos

En entrevista dijo que el reglamento incluye las obligaciones que las personas deben tener con sus mascota, como el cuidado responsable; cómo va a operar el Centro de Control Canino y las sanciones de no tener el cuidado adecuado con los animales.

"El reglamento tiene como objetivo educar a la ciudadanía y hacer conciencia sobre la tenencia de una mascota; además, se informará de jornadas de esterilización para disminuir el censo de perros callejeros", acotó.

Dijo que algunas obligaciones que debe tener el ciudadano con sus mascotas es proveerle de alimento y agua, diariamente; destinar un lugar limpio y seguro, protegerla de las inclemencias del tiempo, vacunarlos.

Subrayó que no se permite que los animalitos deambulen sólos por la calles, así como recoger las heces al instante, pues se trata de un tema de salud.

Cárcoba Rico agregó que el Centro de Control Canino deberá atender y resolver denuncias de la población, capturar cualquier perro o gato en la vía pública; hacer campañas de esterilización gratuita. Tiene la facultad de sacrificar a los animales no reclamados por sus dueños.

Sobre las sanciones, el regidor de San Pedro Cholula dijo que van de dos a 200 días de salario mínimo, según la gravedad de los daños causados como perturbar la tranquilidad de los vecinos, omitir el recoger las heces en la vía pública, maltratar a perros y gatos, mantener a sus animales en condiciones antihigiénicas.

Un regidor del municipio de San Pedro Cholula, Puebla, dio a conocer el nuevo reglamento en relación al pago de tenencia de perros y gatos



Otras sanciones que incluye dicho reglamento, que se someterá al Cabildo, para su aprobación, es abandonar a los animales, mutilarlos sin justificación, no alimentarlos; impedir el cumplimiento del reglamento.

Cárcoba Ricco mencionó que queda prohibido amarrar a un animal por un plazo mayor a las cuatro horas, privarlo de comer, dormir o defecar, maltratar animales propios o ajenos, matar perros o gatos y torturar animales.

Refirió que el Ayuntamiento de San Pedro Cholula ha sido estricto del cuidado ambiental, muestra de ello es que fue el primer municipio en la entidad poblana en prohibir los Circos con animales.

"Es importante que la ciudadanía conozca cuál es el reglamento y en qué consiste, cuáles son sus obligaciones y los derechos con nuestras mascotas", subrayó.

Refirió que en la administración municipal (dos años) aplicaron 39 mil 700 vacunas antirrábicas; y mil 750 esterilizaciones en el Centro de Control Canino.

El integrante del Ayuntamiento dijo que consideran también el sacrificio de perros y gatos en dicho centro.

Para esto se requiere de varios pasos. Por ejemplo, cuando capturan un perro en situación de calle, tienen que pasar 72 horas, ya sea para encontrar al dueño o este llegue a recuperarlo, en ese tiempo se le provee de alimento y de un lugar limpio.

Pasadas las 72 horas, si nadie lo reclama, procede a un sacrificio humanitario: se le anestesia, relaja y duerme, acto seguido se llama a una empresa para que lo incinere. Ese es el ciclo que llevan.

Por otra parte, señaló que están trabajando en un proyecto de padrón de mascotas y dar certidumbre de en dónde se tienen las mascotas, no ha funcionado el chip en otras ciudades.

En tanto María Concepción Morales Zarate, titular de la Unidad de Ecología y Educación de San Pedro Cholula dijo que no tienen un censo de mascotas, sin embargo, la Secretaría de Salud les dice que para San Pedro Cholula en cuestión de vacunación tienen que cubrir 38 mil dosis, total de la población canina y felina.

Indicó que en cuando a heces fecales, de acuerdo con el tipo de alimentación van a ser portadores de parásitos, los cuales al ser expuestos al aire libre y una vez deshidratandos se dispersan con el viento.