5 operaciones más extrañas y sorprendentes
Este es solo un ejemplo de los miles de procedimientos quirúrgicos que están transformando la vida de las personas todos los días. Entre ellos, existen una serie de operaciones de lo más sorprendente y curioso a la vez. Echamos un vistazo a cinco de los procedimientos quirúrgicos más extraños e increíbles hasta la fecha.


1) Plastia de rotación : Convertir un tobillo en una rodilla

Se trata de una forma extraordinaria de cirugía reconstructiva que permite que el tobillo se utilice como articulación de la rodilla. El procedimiento implica la extirpación quirúrgica de la parte inferior del fémur, la rodilla y la tibia superior.

La parte inferior de la pierna se gira 180 grados y finalmente se une al muslo. Una vez que se instala una prótesis, el tobillo del pie funciona como una rodilla. Un ejemplo de asombroso del éxito del procedimiento fue la operación realizada a Gabi Shull, de 14 años, de Missouri (EE.UU.) que fue diagnosticada de osteosarcoma en la rodilla.

2) Osteo-Odonto-Queratoprótesis : Restaurar la vista con un diente

La cirugía de “diente en ojo” u osteo-odonto-queratoprótesis emplea exactamente un diente para restaurar la vista de un paciente. El investigador Benedetto Strampelli, del Hospital San Camillo de Italia, describió por primera vez a principios de los años sesenta su uso en pacientes cuya ceguera era causada por daño irreversible de la córnea -la capa externa del ojo-.

El procedimiento implica la extracción del diente canino o premolar del paciente y el hueso circundante; al usar el propio diente del paciente es poco probable que el cuerpo lo rechace, por lo que se perfora un agujero en el diente y se inserta una lente de plástico. La estructura lente-diente se implanta entonces en la mejilla del paciente, donde crecen nuevos vasos sanguíneos durante unos meses. Después se retira y se implanta en el ojo. Voilà! La luz es capaz de viajar a través de la lente, restaurando la visión del paciente.


3) Hemisferectomía : Quitar la mitad del cerebro para evitar convulsiones

El cerebro es el órgano más complejo del cuerpo humano, que contiene miles de millones de células nerviosas que actúan como centro de mando de las funciones físicas y psicológicas. Así, para evitar ciertas condiciones neurológicas es posible emplear la hemisferectomía que implica la desconexión parcial o total de uno de los dos hemisferios del cerebro.

Se considera un procedimiento radical, que puede tardar hasta 12 horas en completarse y cuyo procedimiento se realiza generalmente en personas que tienen trastornos neurológicos que causan convulsiones como epilepsia severa, accidente cerebrovascular perinatal, hemimegalencefalia (donde un lado del cerebro es mayor que el otro), enfermedad de Sturge-Weber-Dimitri (caracterizada por marcas de nacimiento faciales, glaucoma y convulsiones) y encefalitis de Rasmussen. Un ejemplo de una hemisferectomía exitosa fue el de una joven de 17 años llamada Karley Miller de Australia.

4) Trasplante de corazón heterotópico: Dos corazones son mejor que uno

¿Qué pasa si el cuerpo de un receptor rechaza un donante de corazón, o el corazón del donante es incapaz de funcionar solo? Aquí es donde el trasplante de corazón heterotópico tiene cabida. Implica implantar un corazón sano del donante en el lado derecho del corazón dañado del receptor. Ambos corazones se unen quirúrgicamente, permitiendo que la sangre del corazón dañado fluya hacia el nuevo corazón. El nuevo corazón puede entonces bombear la sangre alrededor del cuerpo y salvar la vida de su paciente. Tyson Smith de Estados Unidos, es buena prueba de ello.

5) Trasplante de cabeza: Una posible cura para la parálisis

El trasplante de cabeza humana tiene el potencial de tratar la parálisis causada por enfermedades neurológicas o que debilitan los músculos. El procedimiento llamado HEAVEN-GEMINI supondrá la eliminación de las cabezas del receptor y de un donante sano con una "cuchilla ultra-afilada", para evitar daños en la médula espinal. La cabeza del receptor y el cuerpo del donante se colocarán en hipotermia profunda durante unos 45 minutos para reducir el daño nervioso. La cabeza del receptor se unirá al cuerpo del donante usando la fusión de la médula espinal. En total, se espera que la operación lleve alrededor de 36 horas, cueste 11 millones de dólares y requiera de las habilidades de alrededor de 150 cirujanos y enfermeras.

Una vez completado el procedimiento, el receptor se mantendrá en coma durante 3-4 semanas, con el fin de minimizar el movimiento y asegurar que las conexiones nerviosas entre el cuello y la columna tienen tiempo para fusionarse. El primer trasplante de cabeza humana se realizará en diciembre de 2017.