Separan con un muro a padres que no pagaron cena de graduación

Gran indignación causó una fotografía del acto de graduación de una escuela pública de Cozumel, que muestra una barrera separa el área de mesas de los padres que no pagaron la cuota para asistir a la ceremonia de graduación de sus hijos.

La Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo (Cdheqroo) inició la queja de oficio “por la presunta discriminación” ante la colocación de una barrera entre familias que pagaron la cena y las que no, en cena de graduación del Colegio de Bachilleres Plantel Cozumel.

La instantánea ha sido difundida en redes por el usuario Salvador Brieno Alemán, presente en el acto. “Peor que el Muro de Trump pero en Cozumel, en escuela pública, en un suntuoso evento de graduación”, escribió el usuario que publicó la foto.

La Cdheqroo también dio vista de queja al Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), por tratarse de una empresa privada involucrada en el hecho.

El ombudsman del estado, Harley Sosa Guillén, indicó que la Cdheqroo conoció de la denuncia en redes sociales sobre la separación de algunos estudiantes y sus familiares, del Colegio de Bachilleres Plantel Cozumel, mediante una barrera que separó de quienes realizaron o no el pago de la cena en la ceremonia de graduación.

Sosa Guillén indicó que, de acuerdo a los primeros datos recabados por este organismo, se ha señalado que fue una empresa privada la que organizó el evento de ceremonia de graduación y quien estuvo a cargo de hacer la distinción mediante brazaletes para quienes sí pagaron la cena y los que no.

El ombudsman acotó: “Al tratarse de una ceremonia del Colegio de Bachilleres para la entrega de certificados para las y los integrantes de la generación 2014-2017 de ese plantel, y por lo tanto un evento protocolario público, se presume la responsabilidad de autoridades de ese plantel por incurrir en actos que se presumen discriminatorios”.

En la investigación, precisó, se va constatar la información recabada, por lo que es necesario que este grupo de estudiantes y sus familiares acudan a la Visitaduría Adjunta en Cozumel, para que ratifiquen la queja y se puedan obtener más elementos para la resolución que corresponda.

Sosa Guillén comentó que la sociedad en su conjunto debe ser más consciente de sus acciones, expresiones y conductas para que se evite incurrir en actos que segreguen, excluyan o distingan a personas por su condición económica, social, racial, física o cualquier otro que afecten la dignidad humana.
Mujeres indígenas reciben dinero de más en Bancomer, lo regresan y las acusan de robo

Dos mujeres indígenas del municipio de Coahuitlán, de la Sierra del Totonacapan, Veracruz, fueron intimidadas por el gerente de una sucursal de Bancomer en Papantla, cuando intentaron regresar dinero que una cajera del ese banco les dio de más.

De acuerdo la señora Virginia Juárez, amiga de las mujeres, éstas acudieron a la institución bancaria retirar cierta cantidad de dinero, pero la cajera por error les dio nueve mil 450 pesos de más. Sin embargo en ese momento las cuentahabientes, quienes sólo hablan idioma tutunakú, no revisaron el dinero y se retiraron del lugar.

Más tarde, cuando la empleada del banco se dio cuenta del faltante, contacto a las mujeres para que regresaran el efectivo, y ellas aceptaron con la única condición de que les pagaran el traslado hacia Papantla.

Fue el pasado viernes cuando las mujeres acudieron nuevamente a la sucursal acompañadas de Virginia Juárez. En dicho lugar fueron recibidas por la cajera, quien no cumplió con el trato y no les pago el dinero acordado, supuestamente por un problema económico.


En ese momento intervino el gerente del banco, quien de forma grosera y prepotente trato de intimidar a las dos mujeres para que sin objeción alguna regresaran el dinero, e incluso las amenazó con solicitar la presencia de la policía.

No obstante, la señora Virginia fue quien confrontó al encargado de la sucursal de Bancomer, y le exigió que respetara a las mujeres, quienes no merecían ningún mal trato por su aspecto y origen, y quienes en ningún momento se negaron a regresar el efectivo que por error la misma institución le entregó, por lo que tampoco debió amenazarlas.

Ante los hechos las víctimas tomaron la decisión de presentar una queja ante a las oficinas de la Comisión de Derechos Humanos, ya que aseguran que la forma en que fueron tratadas se debió a la vestimenta que portaban y por ser indígenas.
Historia de un chofer con discapacidad de Uber y reflexión sobre la discriminación

Un ciudadano de nombre, Mario Miranda, compartió en Facebook su historia al tomar un Uber con un chofer con una discapacidad auditiva.

El chofer, José Vargas Pozos, le agradeció la espera y la oportunidad de poder trabajar, ya que al día le cancelan entre 15 a 20 viajes debido a su condición auditiva.

Durante el viaje, José compartió su historia: su vida es difícil y solo trabaja para comer.

“Me encantaría ahorrar pero solo me ajusta para el taquito”, le comentó a Mario.

Por Mauro Rooms Miranda Ceballos

"hola les quiero compartir una historia que me paso.
el viernes por fortuna o por desgracia perdí las llaves de mi automóvil (los que me conocen saben que siempre me pasa). y justamente tenia una reunión a la cual tenia que acudir. no tenia otra opción que tomar uber para llegar a tiempo, abrí la app y al momento me llego la imagen que les comparto. en la cual me avisaba que una persona con discapacidad auditiva seria mi chófer en ese viaje, me daba la opción de cancelarlo pero decidí no hacerlo, me llego curiosidad de saber que me esperaba y de conocerlo.
la distancia a la que iba estaba solamente a 4 minutos en auto y a 15 minutos caminando. el chófer lucia perdido para poder llegar a mi destino, tardo aproximadamente 10 minutos en llegar (no podía llamarlo para ponernos de acuerdo por obvias razones) al llegar me recibió con una sonrisa y con los ojos un poco cristalinos me dijo "gracias por esperarme y ser tan paciente". el se veía completamente presentable, con corbata, camisa y super educado. en el coche traia dulcecitos y agua y comenzó a hablarme (habla perfectamente y sin problemas. le pregunte si escuchaba algo y me dijo que no escucha nada pero tiene habilidad para leer los labios o entender señas y asi fue nuestro trayecto. me comenta que diariamente le cancelan entre 15 a 20 viajes por que las personas no quieren que una persona con discapacidad los lleve, no tienen la paciencia. su vida es un poco difícil y trabaja solo para comer "me encantaría ahorrar pero solo me ajusta para el taquito" cuando me dijo eso siendo sincero sentí un nudo en la garganta. y al llegar a mi destino me volvió a dar las gracias por haberle dado la oportunidad de apoyarme.
momentos como esos nos sirven para bajarnos de la nube. y que bueno que se me perdieron las llaves por que si no lo le hubiera aprendido tanto en ese trayecto de 5 minutos. seamos conscientes de los sentimientos de los demás no sabemos si están pasando por un mal día o si sus días son difíciles, no nos cuesta nada apoyar y dar una sonrisa. seamos incluyentes y sobre todo tengamos en cuenta que cualquier personas nos pueden enseñar grandes lecciones. por si se lo topan por favor sean amables y sean pacientes"