in

La conmovedora historia de unos abuelos que fueron abandonados por su hijo (vídeo)

¡No tienen corazón! Una pareja de ancianitos; Hilda de 86 años, y Hugo de 92, fueron abandonados por uno de sus hijos en un bar de Rosario, en la provincia de Santa Fe, Argentina.

El joven los dejó allí, solos a su propia suerte, por lo que los del bar tuvieron que llamar a la policía para ayudarlos y así poder contactar a algún familiar.

Hasta el momento se desconoce el nombre del joven, pero se sabe que vivía junto a sus padres. Lamentablemente fueron desalojados la semana pasada por la inmobiliaria por falta de pago del alquiler del departamento.

El hijo que nunca regresó

Ese día, cuando los desalojaron, un taxi los trasladó a un bar para que desayunaran con calma. Su hijo decidió dejarlos ahí y nunca regresó por lo que una de las meseras se acercó a preguntarles si necesitaban ayuda.

Los ancianitos le dijeron que estaban esperando a que llegara uno de sus hijos. Los empleados del lugar aseguraron que los abuelitos no llevaban consigo un celular.

“Lo único que decían era que estaban esperando al hijo y que estaban de mudanza”.

Al lugar arribó personal de la policía que trasladó a la pareja a la seccional y ahí comenzaron una investigación, en la que los vecinos ayudaron. No obstante, aunque cooperaron con las autoridades y fueron a la casa de donde desalojaron a los ancianitos, no hallaron rastros del hombre.

La policía pudo contactar a otro hijo

La policía contactó a otro de los hijos y le notificó que tenía que ir a buscar a sus padres:

Yo estaba en cama, porque estoy en rehabilitación. Mi hermano, de acuerdo a lo que me dijo mi mamá, los dejó en un bar para comer y después no apareció más”.

El joven admitió a los medios locales no conocer la terrible situación económica que vivían sus padres y hermano.

Afortunadamente los abuelitos pasaron la noche con él. 

LEER MÁS  Depravado acosa a niña en el Metro en Monterrey, pasajeros lo bajan y le recriminan (video)

AMLO: lamentamos la muerte de Norberto; trabajamos para paz y tranquilidad

¡Ayúdame tía! últimas palabras que escuchó la familia de Norberto Ronquillo